Control de calidad de productos o materias primas

Actividad del agua (aw): Es una medida del estado energético del agua en un sistema, lo cual indica que tan estrechamente ligada está el agua a una sustancia, sea estructural o químicamente.  Es de particular importancia para determinar la calidad y seguridad de un producto, ya que influencia el color, olor, sabor, textura y vida útil de muchos productos, también predice la seguridad y estabilidad con respecto al crecimiento de microorganismos, tasas de reacción químicas y bioquímicas y propiedades físicas.

pH: La medición del pH es de suma importancia para establecer la efectividad de los conservadores, así como para regular las operaciones de fabricación de alimentos. El pH es la medición de la actividad del ión hidronio H+, es un indicador de acidez y es medido evaluando el potencial eléctrico entre un electrodo de vidrio y uno de referencia en un dispositivo comercial llamado pHmetro.

Grados Brix: Es el porcentaje de sólidos disueltos en un producto derivado de las frutas o de un líquido azucarado. El método se basa en el cambio de dirección que sufren los rayos luminosos en el límite de separación de dos medios en los cuales es distinta la velocidad de propagación, lo anterior medido en un equipo denominado refractómetro.

Cloruro, como cloruro de sodio en alimentos: Este método es útil cuando por razones de palatabiidad  y conservación se requiera conocer la concentración de sal (cloruro de sodio) en productos alimenticios. Para lograr obtener la concentración de cloruro se realiza una determinación indirecta siguiendo el método de Volhard.

Color Hunter-Lab: La determinación de color es importante en la industria alimentaria para evaluar la apariencia de un producto final o los cambios que pueden ocurrir a lo largo de un proceso. Con esta información el productor puede variar la formulación y mejorar la apariencia de ser necesario, o mantenerla para que el producto luzca siempre igual. El método de colorimetría por espectrometría consiste en hacer chocar un haz de luz, proveniente de una fuente constante, sobre la superficie de una sustancia. La luz reflejada por la muestra pasa a través de un dispersor y llega a un detector. La intensidad de la luz, a diferentes longitudes de onda del espectro visible (400 nm a 700 nm), se cuantifica y analiza para obtener un valor de dado en escala de color definida.

Consistencia: Este método consiste en medir la distancia recorrida por una sustancia viscosa (salsas y mermeladas) en una superficie plana durante un tiempo determinado, empleando el Consistómetro Bostwick. 

Granulometría: La granulometría consiste en la evaluación del tamaño de las partículas de la muestra de alimento. Los resultados son expresados en porcentaje de material retenido, o de material que pase por los tamices US –ASTM específicos.